El Baile de las Locas

Eugenie tiene un don único: escucha y ve a los muertos. Cuando su familia descubre su secreto, a finales del siglo XIX, su padre y su hermano la llevan a la clínica neurológica de La Pitié Salpêtrière sin posibilidad de escapar a su destino. Su destino se entrelaza con el de Geneviève, enfermera del hospital.