Hacker

Benjamin, de trece años, descubre que su madre no murió en un accidente como le habían hecho creer. Las pistas lo conducen a funcionarios de alto rango del Servicio Secreto Danés, y le dicen que no debe confiar en nadie.