¡No vayas a colgar!

Un grupo de adolescentes pasa parte de su tiempo libre gastando bromas telefónicas. Una noche, cuando Sam y Brady están haciendo su ronda de llamadas, una de las víctimas les planta cara y decide pagarles con su misma moneda. A partir de este momento, los roles cambiarán.